martes, 4 de noviembre de 2014

Palabras

El sábado hicimos en el Consulado la entrega de los Premios "Palabras en Español", que por tercer año consecutivo entrega el Club Argentino de Australia. El premio es un concurso literario para la comunidad hispanoparlante en Australia. Se entregan premios en poesía y prosa. No me pregunten por reglas o detalles de la participación, selección o categorías. Soy diplomático, estoy mucho más para las generalidades que para la letra chica. No creo que muchos de ustedes igual estén interesados o tengan las condiciones para participar.


Por eso quiero hablar de otro tema, de los argentinos que viven en Australia. Que son muchos, como ya les conté acá - y que están desparramados a lo largo y ancho de esta isla continente. Lo que todavía no les conté es que la gran mayoría de ellos, un 70 u 80%, no lo tengo muy en claro, están acá hace décadas. Emigraron en los años '70 en el marco de una política inmigratoria polémica del gobierno australiano: White Australia. Había que poblar este inmenso país, pero con gente más bien blanquita que no les cambiara demasiado la composición racial impuesta por los británicos. Así, se le abrieron las puertas a italianos, griegos, croatas, argentinos y uruguayos, al mismo tiempo que se cerraban las fronteras a asiáticos, africanos y peruanos. Vinieron como mano de obra semi calificada - plomeros, electricistas, cerrajeros, transportistas. Y les fue muy bien.

Australia cumplió su parte, y nuestros compatriotas alcanzaron un nivel de vida muy superior al que dejaron atrás al emigrar. Trajeron a sus novias de Argentina, se casaron, tuvieron hijos, se compraron casas y las llenaron de electrodomésticos, pusieron lindas camionetas en sus garajes, se sacaron el pasaporte australiano por una cuestión de comodidad, se fueron a vivir a lugares como Toowoomba, Parramatta, Thuddungra o Narraburra. Se mezclaron, pero nunca se integraron a la sociedad australiana. Algunos ni siquiera hablan inglés. Todavía se juntan con los muchachos a jugar al truco y hacer el asadito. Sus mujeres todavía amasan las tapas de empanadas y se les pianta un lagrimón cuando escuchan una chacarera o a Gardel.


Lo importante es que son argentinos, se sienten argentinos y guardan sus libretas cívicas o de enrolamiento como si fueran un tesoro. No son argentinos como vos o como yo, no están metidos en nuestras batallas culturales del siglo XXI, no saben quién es Gilda ni Tinelly, no les importa mucho si el próximo PNA es Randazzo, Macri o Carrió y creen que el colmo de la argentinidad sigue siendo sacarse un boleto capicúa en un colectivo con trompa. Sus hijos hablan castellano con un acento raro, tienen la doble nacionalidad para darle el gusto a la vieja, pero los nietos se les rebelaron cuando los quisieron llevar al cumpleaños de 90 de la tía Nelly en la provincia de San Juan.

Tuve que dar un discurso para empezar la ceremonia de entrega de premios. Dije las boludeces que decimos los diplomáticos en estas ocasiones. Hablé de las raíces, de la importancia de mantener nuestro idioma. No es que no lo crea, es que es un poco lo que ese auditorio quería escuchar de su cónsul. Pero la verdad verdadera es que mi cabeza estaba en otra. Pensaba en l@s otr@s argentin@s en Australia, l@s que no me estaban escuchando. Porque la emigración argentina a Australia no terminó en los '70. Siguió, con más o menos impulso, en los '80 y '90. La Gran Crisis trajo una nueva oleada, y hoy en día es un goteo. Gente joven, atraída por los buenos sueldos, la relativa facilidad de conseguir visas y el sagrado sueño argentino de vivir cerca del mar.


Como ya dije, es un goteo. No se compara la cantidad de argentinos que emigran a EE.UU., España, Italia o Brasil. No figuramos en el listado de 40 principales nacionalidades que contribuyen al aumento de la población local, y no sé el número exacto (no me pidan árboles que mi laburo es mirar bosques), pero deben estar en 200-250 por año. Me da la sensación que alcanzan a mantener la población de argentinos en números más o menos constantes. Pero están, y el sábado no me estaban escuchando.

Son como universos paralelos que casi nunca se tocan, y ni siquiera se reconocen cuando coinciden en un mismo vagón de tren. Las distintas capas geológicas de migración se juntan entre sí ignorándose mutuamente. A veces, en el medio de una crisis existencial, quiero creer que vine a Sidney a algo más que tramitar DNIs y pasaportes, emitir certificados de supervivencia, residencia y antecedentes penales, comprar una central telefónica nueva, estampar visas en pasaportes chinos, indonesios o filipinos, y contestar mails sobre el pago de la tasa de reciprocidad. Tiene que haber un propósito mayor. Todavía no lo veo del todo, pero ya lo voy a descubrir.

13 comentarios:

Comandante Cansado dijo...

Es el tipo de cosas que se difunden en https://www.facebook.com/groups/lainternacionaldepoesiaexpatriada/. ¿Algún link con información sobre esos premios?

Comandante Cansado dijo...

Lo de las "capas de migración" más o menos separadas se me ocurre que debe pasar en muchos lugares.

En Bélgica hay claramente dos grandes grupos al menos generacionalmente: los que vinieron durante la dictadura, muchos de los cuales trabajan en la Comisión o están muy integrados en otros puestos, y un grupo mucho más joven vinculado a la danza y las artes de la escena, muy fuertes en Bélgica.

En el medio, un tercer grupo, muy heterogéneo, que fue viniendo en general por motivos económicos.

Anónimo dijo...

Soy nueva en el blog y la verdad estoy fascinada con lo que nos contás.

Hace dias estoy eligiendo mi carrera y RRII me llamo mucho la atencion por esto del trabajo de embajadas y consulados. Te pregunto, ISEN es la unica via a ellos? es decir, estas chicas que mencionaste, contratadas localmente en Sídney, cumplen una labor administrativa, no? ellas tambien ingresaron via ISEN? y el resto de opciones laborales de la carrera, como la direccion de relaciones exteriores, todos son diplomaticos de carrera?

Creo haber encontrado tu blog en un momento clave en mi vida. Agradeceria lo que sea que me puedas decir, aconsejar y prevenir; y obviamente contar de la naturaleza del trabajo. Yo no me veo haciendo, no se, tamañas negociaciones con abogados yankees por ejemplo.

el de adentro dijo...

Perdón x la demora en contestar, hice los 950 km que separan a Sidney de Brisbane en auto, hoy y mañana itinerancia consular y después me quedo para la cumbre del G-20. En el camino, me enteré que los médicos no permitieron que la Presi venga. A las efectividades:

Comandante: no tienen un link, es un premio muy en pañales.... Lo de las capas es verdad, en cada lugar están las suyas, no sé si en otros lugares hay tan poco contacto entre capas. Los jóvenes ni siquiera saben que ellos no son los primeros argentinos en migrar a Australia...

Sofía: los trabajadores locales de embajadas y consulados no pasan por el ISEN, tienen un status jurídico medio sui generis, y son contratados localmente por las sedes bajo la legislación laboral de cada país. En la cancillería tenes tres formas principales de contratación: el ISEN, el SINEP y contratos temporarios (se llaman Resolución 48). Sobre el laburo diario, te recomiendo algunos posts: "Desnudarse", "EALEM", "Somos mucho más que un Ministerio", "Polex y agendas empresarias I y II", "Ministerio fantasma", "Un exabrupto", "ECHIN y CSHAN", "I MICA", "Strangeways, here we come", "EANGO" y con esto tenés para entretenerte

Anónimo dijo...

En el extranjero hay entre 1 y 5 millones de argentinos en condiciones de votar.

Disculpe el amplio rango de error,pero no pude encontrar unos datos mejor acotados. Para Ud este dato debe ser mas fácil de encontrar.

What ever, hay más argentinos votabiles afuera que en Córdoba, por darle una idea.

¿Cómo se ve a Ud. mismo como un puntero?

Chofer fantasma

Filisteo dijo...

Sr. de Adentro.

Como concursante actual del ISEN, le consulto acerca de un tema que ha abordado superficialmente en el blog: las chances laborales de los cónyuges de los diplomáticos.

La ley es clara al indicar que NO pueden trabajar en el exterior. ¿Es esto verdaderamente así?

Por otra parte, entiendo que existen convenios bilaterales con diversos países (más de 20 me han comentado) pero no pude encontrar muchos con Mr. Know it All Google: sólo Colombia, Armenia, Guatemala, Guyana y España. ¿Hay alguna forma de contar con el listado de países completos?

Lo saluda, desde acá, J.

Anónimo dijo...

Muy copado el blog, lo sigo desde hace un tiempo! Abrazo grande

Lean dijo...

La hinchada quiere updates.

Anónimo dijo...

Hola soy nueva. Muy buena la info del blog. Alguno tiene idea cuanto estan pagando actualmente las becas del ISEN. Puesto que para la gente del interior como yo es un dato a tener en cuenta antes de iniciar a prepararse para rendir. Gracias desde ya.

Anónimo dijo...

Anónimo: $16.000 aprox

Anónimo dijo...

No es nada

Anónimo dijo...

Sofía, lo que no te dijo el Adentro, poque siempre se las arregla para estar adentro, no afuera... del poder, no de paí, es que además de todo, una vez que ingresar a la carrera diplomática tenés que estar bien con todos los gobiernos, sobre todo en el área administrtiva y presupuestaria, ahora gobernada por una mujer que proviene de la política, no de la carrera. La sigla de sa área se llama SECIN. Si además la conocés a ella desde antes del ministerio, tenés asegurados todos los curros, perdón, todos los premios. Sidney, por ejemplo. Esos puestos no se ofrecen públicamente a los diplomático, como los demás. Claro, todo esto corre hasta el próximo 10 de diciembre, ahí va a ser lindo ver el pase de facturas. Muy lindo.

Anónimo dijo...

Estimado,


vé de que hablaba?

http://www.lanacion.com.ar/1883727-el-gobierno-va-a-la-caza-del-millon-de-votos-de-argentinos-que-viven-en-el-exterior

saludos

Chofer fantasma