miércoles, 20 de octubre de 2010

Hoy me siento trosko

Y muy triste. Mariano Ferreyra no tendría que estar muerto. Pero está.


La verdad es que me chupa un huevo si Duhalde se juntó con Pedraza, si a los troskos les encanta victimizarse, si los gordos son impresentables, si Clarín, si la policía o si el gobierno nacional. Había un pibe de 23 años, con sus sueños, sus quilombos y sus defectos. No está más.


Comparto el repudio a secas de Patucho, el no de Tani, el asco de Mendieta. Pero no mucho más. La verdad es que leí tanto gorilaje hoy en blogs que se dicen nacionales y populares que se me revolvió el estómago. Pensé en contestar a todos, uno por uno, pero no tengo fuerzas.


Me encantaría poder cerrar esto con una frase sentida y que expresara lo que siento por un pibe al que nunca conocí. Pero hoy no puedo.