sábado, 19 de marzo de 2011

Fukushima I: las últimas etapas para evitar lo peor

Reproduzco una (mala) traducción de un editorial de ayer del Asahi Shinbun. Para los que no lo tienen, es el segundo diario de mayor circulación de Japón y del mundo (los cinco diarios de mayor circulación en el mundo son todos japoneses):


El agravamiento de la situación de los reactores en la planta de Fukushima I se acerca a un punto crítico. Si no se logra frenar el deterioro de la situación, la emisión de sustancias radiactivas en grandes cantidades será inevitable. Las Fuerzas de Auto-Defensa y la Policía Metropolitana de Tokio, entre otros, aumentan su participación en esta crisis en un formato que ya se parece a una preparación para la movilización general.


Las vainas de combustible usado no son tan críticas como el combustible en sí, pero retienen calor residual.  En las piletas de enfriamiento de los reactores 3 y 4 el agua ha dejado de circular, lo que genera que la temperatura aumente y la cantidad de agua disminuya por la evaporación. Al tirar agua o poder reconectar la energía se podría rellenar los tanques, y eso permitiría enfriar el combustible y estabilizar la situación.


Las vainas usadas son en definitiva deshechos radiactivos, por lo que potencialmente emiten grandes cantidades de material radiactivo. Aunque sólo una parte quede expuesta, la cantidad de radiación imposibilitaría el trabajo en las inmediaciones de la planta. Si llegara el caso que fuera imposible seguir echando agua en la planta, el calor residual de las vainas usadas sería suficiente para derretir el combustible y provocar una fusión de nucleo.


Las consecuencias son difíciles de predecir. En el peor de los casos, el combustible derretido se acumula en el fondo del tanque. Las vainas contienen materiales como plutonio y uranio, y en la sucesión de hechos se puede llegar a un punto crítico y generar una fisión nuclear. También existe la posibilidad que los compuestos químicos que se derriten junto con la vaina eviten que se llegue al punto crítico.


Toda nuestra atención está volcada a los esfuerzos para llenar con agua los tanques, pero no podemos dejar de considerar la gravedad de la situación de los núcleos de los reactores 1 a 3 (los depósitos de presión). Aunque no sabemos con certeza qué está ocurriendo dentro de los reactores, el hecho de que por varias horas las vainas hayan estado expuestas lleva a pensar que la fusión de nucleo puede ya haber ocurrido. No nos podemos permitir perder el tiempo.


Los camiones de bomberos tiran agua a los depósitos, pero la presión acumulada hace que el agua no ingrese como planeado y termine rebotando.


En este punto, si finalmente se logra restablecer la corriente eléctrica, los sistemas de enfriamiento de emergencia que funcionan para prevenir un accidente de las características mencionadas podrían permitir llenar nuevamente los tanques. Sin embargo, es imposible asegurar con certeza que los sistemas de emergencia no estén también dañados. Lo que el terremoto y el tsunami mostraron es que instalaciones y equipos que parecían sólidos fueron fallando uno tras otro.


Si se fracasa con los intentos de enfriar el núcleo con agua, el combustible se va a derretir. Eso ocurre a una temperatura de 2800 °C, y los restos del combustible derretido se acumulan en el fondo de los depósitos a presión. Los depósitos están recubiertos por acero, pero el acero se empieza a derretir generalmente a 1500 °C.


Esto no son meras suposiciones: es lo que efectivamente ocurrió en Three Mile Island, EE.UU., en 1979. En esa ocasión, el 70% del combustible se derritió y fue a parar al fondo de los depósitos, pero en ese punto el proceso se frenó. Se puede decir que se llegó a estar un paso antes de una tragedia de consecuencias inimaginables.


No se puede permitir que los reactores 1 a 3 lleguen hasta ese punto.


En el peor escenario, el combustible derrite la base de los depósitos, perforando la base misma de los reactores. La reacción puede frenarse en ese punto, pero si llega a entrar en contacto con el agua de los depósitos de contención, el resultado sería una explosión hidro-magmática (phreatic explosion). Las paredes exteriores de los depósitos de presión no están preparadas para soportar un impacto de esa magnitud, y la liberación de grandes cantidades de radiactividad a la atmósfera sería inevitable.


El gran problema que se enfrenta en Fukushima es que no sabemos a ciencia cierta las condiciones actuales de los tres reactores y las dos piletas de enfriamiento afectadas (las cinco situaciones de emergencia), entonces se está tratando de luchar en todos los frentes al mismo tiempo. La situación es grave, pero si se logra frenar el deterioro, se puede evitar el escape masivo de radiación.


sYa ha pasado una semana del terremoto, y la sensación de crisis por parte del gobierno se profundiza, y se multiplican los esfuerzos por hacer llegar agua a los reactores. Hasta este momento, los esfuerzos por controlar la situación se han dejado principalmente en manos de la empresa (TEPCO), pero la gravedad de la situación es tal que crece día a día la sensación que es la sociedad en su conjunto la que tendrá que tomar medidas para solucionar esta crisis.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Una cosa que poco se dice pero que es la responsable del lio de las piletas es que la culpa la tienen los ambientalistas.
Tanto boicotear Yucca Flats, que, depositos diseñados para uso transitorio se transformaron en cuasi permanentes.
Algun nuclear quizas te lo explique con mas detalle, pero, la culpa ultima es, aunque no lo creas, de Greenpeace y aledaños

ayj

franksbene dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Franco dijo...

Sinceramente espectacular la cobertura que estas haciendo de esta tragedia, lo mejor que leí en español. Mi solaridad absoluta con el pueblo japonés.

Saludos

Anónimo dijo...

esto es mas tecnico pero entendible

http://mitnse.com/

y lo que debieran leer los diarios y los periodistas antes de publicar

saludos

ayj

el de adentro dijo...

Ayj: muy bueno ese blog del MIT que recomendás. Ojalá como vos decís los periodistas leyeran ese tipo de información antes de publicar las estupideces que publican. Otra cosa que me tranquiliza es ver que no soy el único extranjero que confía en Edano. Ahora, echarle la culpa por el desastre a los ambientalistas requiere amoldar un poco demasiado la realidad a nuestros prejuicios, ¿no te parece? Porque en definitiva el problema de los verdes no es con el combustible usado, es con la generación en sí...

Franco: muchas gracias!!! Hasta le cambié el subtítulo al blog para adaptarlo a esta nueva realidad, je je je.

Anónimo dijo...

no, fijate que es como siempre, para que ocurra un accidente hay varias causas coadyudantes, una, no menor, es el rechazo de los ambientalistas a cualquier tipo de repositorio final de combustible (y aca vamos a tener el lio en no mas de un año, aocrdate, cuando se pregunte donde se pone el combustible usado).
Esto genera que lo tengo que poner al mismo en algun lugar, de ahi las piletas, y fijate que el lio ahora son las piletas.

Por otro lado, dadas las complicaciones en hacer una central, todo el mundo opta por relicenciarlar, las que tuvieron el problema ya estaban a pocos meses de cerrarse cuando les dieron 10 años mas (por las razones, entre otras, de NIMBY)

por eso, preguntale a los nucleares que tenes en Cancilleria a ver si estoy muy errado, yo no lo soy, solo leo de a ratos, como sabes, soy un diletante, pero los efectos NIMBY son complicados

ayj

el de adentro dijo...

En realidad el lio no son las piletas, las piletas están enquilombadas porque todo el esfuerzo está puesto en el reactor 3.. bah, de cualquier forma, ayer hablábamos con un amigo que ahora somos todos físicos nucleares...

Anónimo dijo...

por eso te decia que preguntes a los nucleares, pero, remember, las piletas son el kilombo

ayj

alguien que sabe mucho mas que yo

www.jerrypournelle.com