martes, 16 de noviembre de 2010

CPABL

Alguma coisa acontece no meu coração 
Que só quando cruza a Ipiranga e a avenida São João 
É que quando eu cheguei por aqui eu nada entendi 
Da dura poesia concreta de tuas esquinas 
Da deselegância discreta de tuas meninas

CPABL es nuestro Consulado General y Centro de Promoción Comercial en Sampa. Como regla general, tenemos Embajadas en las capitales, consulados en las demás ciudades, y misiones ante organismos internacionales. Además, en ciudades que revisten especial interés desde el punto de vista comercial (San Pablo, Nueva York, Los Angeles, Barcelona, Milán, Frankfurt, Shanghai y Mumbai) el consulado funciona como un centro de promoción.

No creo que sea necesario ponerme a explicar la importancia de San Pablo para nuestra polex, y en particular para nuestra estructura productiva. Un simple dato de color: 22 vuelos conectan diariamente Buenos Aires con San Pablo. CPABL es un puesto clave en nuestra diplomacia.

En realidad, nuestra red consular en Brasil es algo admirable: además de CPABL y de la Embajada en Brasilia (EBRAS), tenemos consulados en Porto Alegre, Florianopolis, Curitiba, Rio, Belo Horizonte, Salvador y Recife, y los consulados de frontera en Foz do Iguaçu y Uruguaiana. Creo que con un consuladito en Fortaleza y otro en el Norte (Belém o Manaus) estamos hechos, je je je.

La verdad es que esta infraestructura nos permite atender al ciudadano y al exportador argentinos en todo Brasil. Es lo que nos permite estar llevando astilleros a Rio una semana, empresas de alimentos a una feria de supermercados en Belo Horizonte otra semana, y editoriales a San Pablo un par de semanas después. Es lo que nos permite atender a la familia del adolescente que tuvo un accidente en Florianopolis, el camión que quedó varado en Uruguayana y registrar al nuevo argentino al que justo se le dió por nacer en Recife.

Pero además CPABL es nuestro consulado más femenino. Además de la Cónsul General, Teresita González Díaz, también son mujeres la jefa de la sección consular y su segunda. La sección comercial está en manos de un varón, pero sólo hasta diciembre. Es un diplomático que vuelve a la Argentina, y su lugar quedará en manos de una diplomática.

Y mi última visita a San Pablo me dejó pensando sobre el machismo residual en la Cancillería. Pero eso lo dejo para otro post.