domingo, 28 de noviembre de 2010

Mujeres y diplomáticas

O la eterna búsqueda del Santo Grial. Antes, las cosas eran más claras. Compatibilizar una carrera diplomática con la estructura familiar de uno era automático en el marco de la familia tradicional. El diplomático (siempre varón) era trasladado a un destino en el exterior, y la esposa e hijos lo seguían. El rol de esposa y dueña de casa no variaba mucho si el lugar de trabajo cambiaba entre Buenos Aires, Tegucigalpa o Londres.


En su comentario al post anterior, Ernestina no sólo dio en la tecla sino que prácticamente me quitó el argumento de este post. Es verdad que el Santo Grial, en muchos casos, se llama "marido portátil". Un marido que pueda ser empacado con la mesa, las sillas y el juego de cocina y trasladado a Beijing, Istanbul o Ginebra. Y es verdad que muchas colegas de determinada franja etaria se ven afectadas por la imposibilidad de haber encontrado su Grial.


Anteayer cenando con dos amigas, les saqué el tema de este post. Una de ellas mencionó algo muy interesante: es verdad que el machismo está en franca retirada, pero en muchos aspectos de la vida todavía se mantienen dobles estándares que no son más que formas encubiertas de machismo. Y me dio un buen ejemplo:


La carrera implica que, después de algunos años trabajando en Buenos Aires, uno/a es trasladado/a al exterior. Para una pareja, con frecuencia el traslado al exterior implica una postergación de los proyectos de uno de los dos. El diplomático o diplomática va con un laburo a un ámbito de contención, mientras que para su pareja el traslado puede significar renuncia a un laburo, despedida de amigos o familiares, postergación de un proyecto personal en favor del proyecto del otro. Y lo que me dijo S. en la cena de anteayer es que a un varón no le resta tener una esposa "acompañante", pero para la mujer diplomática la cuestión es distinta.


El "marido acompañante" todavía es tabú. No es necesariamente el varón el que se siente mal en acompañar (aunque puede ser el caso), pero el entorno social mide las dos situaciones con distinta vara. En su promoción son más mujeres que hombres, pero mientras los varones en su mayoría tienen una pareja estable, son muchas las chicas que no consiguen novio. Pero yo creo que hay varios factores que se agregan a la ensaladera:


- aumento en la oferta de maridos portátiles: antes básicamente se resumían a artistas, millonarios y vagos, pero hoy en día hay muchas profesiones que se pueden ejercer en distintos lugares, mucho laburo que se puede hacer vía internet, acuerdos de visa de trabajo para cónyuges de diplomáticos con varios países, y mejores conexiones aéreas.


- disminución de la oferta de esposas portátiles: que se corresponde con el aumento de chicas no-bullshit en el mundo. No sólo muchas mujeres no aceptan postergar sus carreras o sus proyectos personales por su pareja. Antes, para una mujer que trabajaba, un destino de 5 años acompañando a su marido diplomático en el exterior era una buena oportunidad para tener un par de hijos y después volver a Buenos Aires a laburar. Pero los partos son un evento cada vez más médico-clínico y menos emocional. Hoy en día son cada vez más las mujeres que quieren parir, volver a sus casas, un par de meses para acomodarse a la nueva realidad, y volver al laburo.


- el fin del don't ask don't tell implícito, a partir de la aprobación del matrimonio igualitario. Por ejemplo: el inciso r) del art. 21 de la ley del servicio exterior establece la obligación de los diplomáticos de "(s)olicitar autorización del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto para contraer matrimonio". Algunas de las cláusulas más antiguas de la ley han sido derogadas por las costumbres, pero esta no.


Todo esto lleva a que, en la actualidad, el Santo Grial no sea una cuestión de género o identidad sexual. En el fondo, hoy los objetivos personales de cada uno de nosotros pueden incluir o no encontrar la "pareja portátil". Cada vez son más, por otro lado, los matrimonios entre diplomáticos, que terminan solucionando varios problemas (y creando otros nuevos, pero eso excede el tema de este post...).


Me parece evidente que todavía queda machismo residual en la Cancillería (como queda machismo residual en otras áreas de la sociedad argentina). Y también me parece que, como bien dice Pinolux, los dinosaurios tienden a desaparecer. Pero bueno, como toda institución, la Cancillería puede ser víctima de una cierta inercia institucional que la hace impermeable al cambio. Por eso es tan importante el rol de las personas en las instituciones, que somos los que tenemos que generar estos cambios necesarios.

9 comentarios:

Matías dijo...

Perdón por la digresión, pero el asunto de wikileaks me tiene en vilo... Al respecto, me resultan casi risibles (pero oscuras también) las respuestas del estilo:

"Para ser claros, la publicación de esos documentos pone en riesgo a diplomáticos, profesionales de inteligencia y gente de todo el mundo que viene a Estados Unidos a pedir ayuda para promover la democracia", señaló el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, en un comunicado.

En fin, espero que esta filtración no sólo se complete sino que, además, sea útil a los fines de comprender el rol de la diplomacia yankee en las relaciones internacionales.

Salut!

el de adentro dijo...

Hola Matías,

No le había prestado mucha atención a este tema. Debe ser deformación profesional: leo "cables confidenciales" y pienso en laburo y me aburro.... Ahí igual le dediqué unos minutos de reflexión y me puse a escribir algo...

Romi1977 dijo...

Una pregunta que no me quedó clara. Los maridos pueden ejercer su profesión en el exterior? Mi marido es médico y estoy pensando en rendir. Gracias

El Marpla dijo...

Interesante pregunta la de Rinu1977, me gustaría saber la respuesta a mi tambien, si no es mucha molestia don eldeadentro

Vino francés dijo...

Muy interesantes todas los análisis sobre las mujeres en el servicio exterior argentino.
Una pregunta que me surge es el tema del uso del femenino en los cargos : he visto que ponen la ministrO, la consejerO, etc. Cuál es la regla ?? No sería más gramaticalmente correcto poner la primerA secretariA, la ministrA, la embajadorA, etc. Cuáles son las practicas actuales de la Cancilleria argentina en esta materia ? Saludos, Vino Francés

Anónimo dijo...

hola soy abogado y pienso seriamente casarme con mi novia de años que es diplomatica, ella me dijo que depende del pais de mision el hecho que el marido o mujer puedan trabajar, hay paises que tienen convenio en el que ofrecen trabajo tambien a la pareja del diplomatico/a, y en lo que si no hay restricciones es en el ejercicio de la docencia

Anónimo dijo...

una cosa mas, es dificil aceptar en mi caso acompañarla, si bien por un lado soy una persona muy abierta a los cambios e intento pensar que puedo hacer en el pais que le toque, por el otro pienso si desde mi profesion y haciendo carrera en la justicia federal por supuesto no llegaria mas lejos en lo economico,creanme es algo que pienso todos los dias, y recuerdo a mi profesora derecho internacional publico de la universidad, que decia el 80% de las diplomaticas son solteras o divorciadas porque no encuentran hombres que les lleven la corriente, jaja sabias palabras pero es algo que nunca me crei por eso intento que mi novia no este en ese 80 % que tengan un buen dia y si alguien de los que lean este comentario conoce que cosas puedo hacer como abogado por el mundo les voy a agradecer siempre que las benditas leyes diplomaticas me lo permitan, yo pensaba meterme de intermediario en comercio exterior en fin saludos

Nómade dijo...

Estimados:
Veo que el tema publicado tiene sus años, pero me lo encontré y sentí la irresistible fuerza de comentar.
Es 25 de Septiembre, mi mujer es diplomática y en dos meses sabremos el nombre de nuestro primer destino. Estamos juntos 14 años y 8 de casados. Ella tiene 32 años y yo 45.
No soy profesional. Fuí siempre cuentapropista. Tuve comercio en Buenos Aires y actualmente me dedico al rubro Publicidad.
El tema: Qué voy a hacer afuera. De qué voy a trabajar? Con o sin convenios, el tema pasa por el rol del "Marido de la Diplomática". La carga machista. Es duro para mi andar explicando que este último tiempo, al ser de transición, no fué el mejor año laboral. Mucho más duro cuando me proguntan "Y vos qué vas a hacer?". Nos amamos. Y se merece estar donde está por iniciativa, esfuerzo y mucho trabajo, pero es muy difícil para mí.
En dos meses sabré a dónde vamos a vivir nuestros próximos 4 o 5 años.
Luego de muchas noches de desvelo y terapia, la mejor conclusión es primero ver cuál es el destino y una vez ahí, tratar de ver oportunidades.
Nada más fácil y difícil.
Gracias por permitir la catarsis.
Saludos
Fabián

FABIOLA LAUCHO dijo...

hola buenas dias yo tengo novio que trabaja en una embajada es cierto que los trbajan ahi no pueden tener contacto con ninguna mujeres tener novias, eso es cirto quisiera saber alguien que me ayude.