viernes, 17 de septiembre de 2010

EALEM

Es nuestra Embajada en Alemania, y es mi lugar de trabajo por el próximo mes. En los comentarios al post sobre el coloquio, surgió una vieja pregunta que mucha gente me (se) hace: ¿qué es exactamente el laburo de un diplomático? O su corolario menos agradable, ¿para qué sirven los diplomáticos? Se me ocurrió contar un poco la estructura del Ministerio, pero aprovechando que estoy en Alemania prefiero explicar un poco para qué sirve una Embajada Argentina.


Nuestra Embajada en Berlín está ubicada en el corazón del barrio gay de la ciudad. Es un piso de 1400 m2, distribuídos a los dos lados de un pasillo de 133 metros de extensión. Laburan 7 diplomáticos y unos 15 contratados locales. Uno podría pensar que es mucho espacio para tan poca gente, pero bueno, estuve averiguando un poco y tenemos un muy buen contrato de alquiler gracias a la inestabilidad jurídica. No la Argentina, la de acá. Este es un país que cambia de territorio y de capital como otros países cambian de moneda. En un momento fue uno, después vino un tal Hitler de otro país vecino y decidió ampliarse, después le fue mal y se dividieron en dos, después a uno le fue mejor que al otro y decidieron reunificarse, y después hicieron un plebiscito y cambiaron de capital. Aunque también se podría decir que mantuvieron una de las dos capitales, pero no es verdad, porque la capital antigua era media ciudad y ahora las cosas están en las dos mitades, pero más en la mitad que no era capital que en la que sí era.


Yo sé que para un lector argentino tantos cambios en las reglas de juego son complicados de entender, pero bueno. No todos los países pueden gozar de la estabilidad territorial y jurídica que nosotros tenemos, pero los alemanes son muy sensibles a esos temas y es mejor no echarles esas cosas en cara, me dicen. El hecho es que con tantos cambios, se construyó mucho en esta ciudad, y en un momento la propiedad en Berlín llegó a ser de las más baratas de Europa. Y nosotros lo aprovechamos, lo que no está mal...


Bueno, antes que nada, está el Embajador, que es algo así como el number one. Hoy justo partió el ex-Embajador, Guillermo Nielsen, de vuelta a la Argentina, y el lunes asume el nuevo Embajador, el ex-Vice Canciller Victorio Taccetti. Como dice la ley del servicio exterior, "El jefe de la Misión Diplomática permanente será la autoridad máxima de la República en el país en que está acreditado". En una Embajada mediana/grande (como EALEM), el Embajador debe representar a la Argentina y el segundo debe administrar la Embajada, y su personal.


Acá en Berlín vengo a laburar con la jefa de la sección comercial, que es una joven diplomática que también se encarga de la sección de turismo. Las secciones comerciales de nuestras Embajadas preparan estudios de mercado para empresas argentinas que desean exportar sus productos, preparan agendas de trabajo para empresas que desean visitar el mercado, e informan a la Cancillería de oportunidades comerciales que se presentan para los productores argentinos. También brindan asistencia a empresas locales interesadas en invertir en nuestro país, e informan de cualquier situación que afecte los intereses económicos o comerciales de la Argentina. En los últimos meses, y a partir de la promulgación de la ley de matrimonio igualitario, vienen trabajando muy fuerte con la promoción de la Argentina como destino para el turismo gay alemán.


Otro diplomático se encarga de la sección política de la Embajada. En este caso, el laburo principal es todo lo que hace a las relaciones gobierno a gobierno, e incluye la información y análisis de la política local (interior y exterior). Hay un diplomático que se encarga de temas de cooperación. Su laburo principal ha sido la creación de una red de científicos argentinos en Alemania, que a través del Ministerio de Ciencia y Tecnología están trabajando para aumentar los vínculos científicos entre los dos países.


Un área fuerte de cualquier Embajada o Consulado argentino en el exterior es la sección cultural. El laburo de la sección cultural consiste principalmente en difusión de la cultura argentina en el país de la sede, incluyendo la difusión y patrocinio de eventos culturales de artistas argentinos. Por razones obvias, en Alemania se trabaja mucho con la difusión del tango (es nuestra gran "estrella" cultural), pero si uno observa este calendario de actividades que, en alemán, publica mensualmente nuestra Embajada, se puede más o menos entender (mirando los títulos en castellano, yo de alemán no entiendo nada) que en el mes de septiembre hay eventos de historietas argentinas, platería argentina, diseño contemporáneo argentino, vida judía en la Argentina, distintas muestras de artistas plásticos, una muestra itinerante de cine argentino, tango, jazz, música clásica y popular, obras de teatro, charlas sobre literatura.......


También tenemos un diplomático trabajando en la sección consular, asistiendo a los argentinos que viven o pasan por Alemania (para anotar a un nuevo argentinito que haya nacido en tierras germánicas, para renovar el pasaporte, hacer cambio de domicilio y poder votar en el exterior, emitir visas, poderes, venias de viaje, legalizaciones, emisiones de DNI y otros trámites). O sea, garantizando los derechos de los ciudadanos argentinos, estén donde estén.

12 comentarios:

Die dijo...

Gracias por el post. Sintético y claro.

Mariano dijo...

Muy bueno.
Abrazo

Serenity dijo...

Me gusto. Yo siempre pensaba que sólo se rascaban en las embajadas extranjeras, muy prejuicio doñarosístico lo mío.

Saludos.

Anónimo dijo...

buen viaje!

el de adentro dijo...

Gracias Die, Mariano, Anónimo!
Serenity: y, una Embajada es un grupo de humanos terrícolas... hay gente que labura y gente que se rasca el higo a cuatro manos. Igual, sin querer parecer auditor del laburo ajeno, EALEM parece ser una Embajada que funciona bien. Mucho mejor que ECHIN (la Embajada en China), por ejemplo.

Ahora, el sábado está hermoso y me voy a recorrer un poco Berlín, que no es una ciudad fea para nada. Me hace acordar a Córdoba.

Matías dijo...

¡Ahora sí! "Parece" (por no decir "es") muy interesante eso de ir recorriendo distintos países... ¿Es condición necesaria que cada diplomático que labura, aunque sea temporalmente, en una embajada del exterior sepa el idioma vernáculo o con el universal idioma inglés alcanza?

¡Gracias che!

nilda dijo...

cuando extrañe, mandeme fruta y yo le cuento como es vivir en el sur de la ciudad de la furia. Yo me quedo aca y le cuido el ispa. y ud. haga cosas alemanas por mi.

el de adentro dijo...

Matías: los idiomas obligatorios son inglés y portugués. Casi todos los diplomáticos acá en EALEM hablan alemán (creo que todos menos uno). Yo no hablo nada de alemán, pero voy aprendiendo un par de palabras sueltas (para impresionar un poco, ¿viste?). Aunque para hacer un poco de autobombo, puedo decir que te hablo japonés...

Nilda: 'chas gracias!!!! La verdad es que extraño y voy contando los días, cuídeme bien el ispa que el 9 de octubre estoy de vuelta!!!! En un rato mando más fruta!

Matías dijo...

Faa, japonés.

Una más (haciendo abuso de las preguntas): ¿Los embajadores salen de las filas de la cancillería o de la galera (por no decir de los cuadros políticos)?

el de adentro dijo...

Viste? El japonés siempre impresiona!!!!

Los políticos se llaman "Artículo 5o", porque es el artículo de la ley del servicio exterior que autoriza al Poder Ejecutivo a nombrar Embajadores que no son de carrera. No sé muy bien donde está reglamentado, pero el Ejecutivo puede nombrar hasta 25 "Embajadores políticos", tanto adentro como afuera. Creo que se cumple el límite!

Anónimo dijo...

y que onda con la embajada en México? No me queda claro que acá se haga todo eso que comentas de Alemania....

saludos!

El Marpla dijo...

Muy interesante este post, mas aun para los que seguir esta carrera. Supongo que el hecho de dedicarse a una cosa u otra en la Embajada depende de la Secretaria donde hayas comenzado en Cancilleria, segun comentabas en otro post. Un saludo.