lunes, 27 de septiembre de 2010

¿Terminaremos de pagar las cuotitas para volver al mundo?

En los comentarios a uno de mis primeros posts, surgió el tema de las "cuotas" que venimos pagando para normalizar las relaciones económicas de la Argentina con el mundo después de los años de aislamiento post-default. La normalización de las relaciones financieras con el mundo viene siendo un proceso largo. Que incluyó la renegociación de los títulos de deuda en default y su segunda etapa, este año, con los holdouts. Pero excluyó explícitamente del proceso al FMI, a pesar del pago en contado de la deuda con el Fondo.


Esa exclusión, lógica y deliberada, nos ha alejado hasta el momento de un acuerdo con el Club de París por la deuda que el gobierno argentino mantiene con gobiernos de otros países (de la OCDE) por créditos bilaterales para comercio e inversiones - en default desde el 2001. En la BEA se ha tratado mucho ultimamente el tema de la sostenibilidad del modelo brasilero y la diferencia tanto en los indicadores de riesgo país como de "atracción de IED" entre Argentina y Brasil. Este post de Los Tres Chiflados, o este de FP, este de Economista Serial Crónico, y también este del blog cartonero son ejemplos del debate que se viene dando.


Pero un punto que fue tratado en algún bloj y ahora no lo encuentro es la diferencia entre el riesgo argentino y el riesgo brasilero, diferencial que no se justifica en los fundamentals, ya que en definitiva el riesgo mide probabilidad de repago - y en esto coincido plenamente con Larry, si yo tuviera bonos brasileros los liquidaría ya y me pasaría a deuda argentina.


Pero también me doy cuenta que si no arreglamos con el Club de París no seremos vistos como "seguros". Un punto que no se menciona tanto es que mientras tengamos un superávit robusto de cuenta corriente tampoco es tan vital ser visto como "seguros", porque no necesitamos el ingreso de capitales. Al estar financiando el déficit del resto del mundo con nuestra exportación de capitales, cualquier ingreso adicional de IED tendrá que ser equilibrado por una salida similar (sea por cuenta de capitales, cuenta corriente o acumulación de reservas).


Por eso la PNA puede decir libremente que no necesitamos fondos al 8 u 8,75%.


Ahora bien, tampoco nos vendría mal cerrar con los acreedores gubernamentales. Porque hay un montón de negocios que pueden ser interesantes para la Argentina y a los que no podemos acceder. Los trenes, por ejemplo, se los compramos a China porque nadie más nos los puede financiar. Al estar en la nota más baja de la Agencia Japonesa de Seguros al Comercio y a las Inversiones (NEXI), por ejemplo, no podemos acceder a reseguros de largo plazo u otras categorías de seguro contra distintos riesgos que facilitan el ingreso de inversiones. En términos prácticos, si Toyota quiere abrir una nueva planta en Chile va de la mano del gobierno japonés, pero si lo hace en la Argentina la respuesta del gobierno japonés es "te deseo mucha suerte, después llamáme y contáme como te fue".


Por eso es tan importante la reunión del 6 de octubre con Angela Merckel Merkel. Alemania y Japón representan casi la mitad de lo que debemos a gobiernos extranjeros, y son los dos países que más insisten en la necesidad de acordar con el FMI antes de sentarse a negociar. Pero me parece que tenemos una ventana de oportunidad - y eso queda claro en esta nota del Cronista. El FMI ya no es lo que era, y creo que nosotros hemos demostrado la capacidad de gestionar una salida a la crisis que no incluya la palabra "ajuste". Ahora nos falta el sellito final de calidad para dejar definitivamente atrás la crisis del 2001.

6 comentarios:

El Grifo de la Red dijo...

Sería importante acordar con Paris, siempre y cuando no tengamos que pagar tasas usurarias o acceder a negociados de dudosa utilidad (TAVe)

el de adentro dijo...

No creo que las tasas usurarias sean el caso, mismo porque cualquier arreglo probablemente va a representar una parte importante de pago por adelantado. Lo de los negociados es menos claro... digo, Francia quiere vender trenes, la Argentina quiere financiamiento para comprarlos. Si eso deriva en un negociado, no es culpa sólo de uno de los dos lados, me parece....

Federico Thomsen dijo...

¿Quizás quiso decir: Angela Merkel?

el de adentro dijo...

Es verdad, Herr Thomsen, me equivoqué... mi alemán ist ein desastre.....

Mariano dijo...

Gracias por la cita. Muy interesante el post.
Abrazo.

Anónimo dijo...

¿Para la Agencia Japonesa de Seguros al Comercio y a las Inversiones el lugar para invertir en "South America" es "Falkland Islands(Malvinas)"?