domingo, 5 de septiembre de 2010

Cancillería Argentina: una introducción

Hace tres días vengo tratando de sacar este post. Lo empecé varias veces, con distintos enfoques. Me doy cuenta que tengo muchos lectores del afuera (en este caso, fuera del Ministerio) y me gustaría en pocos párrafos poder explicar qué es ese edificio ubicado en la esquina de Esmeralda y Arenales, más allá del aspecto estrictamente funcional, que ya traté en este post.


Así que back to basics: la Cancillería es el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. De la parte que dice "Culto" nos olvidamos por un rato (digamos, por un par de décadas) y nos concentramos en las otras dos partes. A relaciones exteriores le decimos SEREE, la pata política de la Cancillería. SEREE (Emb. D'Alotto) tiene a su cargo las relaciones políticas con otros países y organismos internacionales, los temas globales (medio ambiente, narcotráfico, derechos humanos), Malvinas, cuestiones de seguridad y consulares.


SCREI es la Secretaría de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales (área económica, Emb. Kreckler), y se encarga de negociaciones comerciales, promoción de exportaciones e integración regional. Si bien no son más que dos Secretarías en un Ministerio, generalmente funcionan como feudos. La decisión de entrar a SCREI o SEREE a veces te termina por marcar toda la carrera; pasar de una a la otra puede llegar a ser un evento tan traumático como la defección de un espía en la Guerra Fría o un intercambio de prisioneros entre potencias rivales.


La Cancillería es un bicho raro dentro del Estado argentino, o como lo llamó el amigo de Brutus en este post, un "experimento institucional solitario". Para empezar, el Ministerio se rige por una ley específica: la ley del servicio exterior. Para ingresar a la carrera diplomática hay que aprobar un concurso anual de ingreso y cursar 2 eternos años de ISEN (antes se le decía "la escuelita", pero creo que es anticuado). Los mecanismos para proponer ascensos, traslados funcionan en un marco institucional (no exento, como buen grupo social, del eventual escándalo). Las cosas funcionan, aunque como en cualquier institución, todo es perfectible.


Esa "institucionalidad" es uno de los factores que hace que se mantenga en el imaginario popular una imágen de la Cancillería como la "élite del Estado argentino" (en palabras de Ana C.). La otra razón es histórica. Tradicionalmente, la Cancillería era reducto de apellidos dobles (con fuerte predominancia vasca). Por un lado, las clases altas retenían el monopolio del cosmopolismo; por otro lado, la Cancillería siempre fue un buen aguantadero para hijos tontos de familias patricias.


Pero bueno, hoy en día, con la multiplicación de las escuelitas de inglés por los barrios y pueblos, el abaratamiento del transporte internacional y la revolución de las comunicaciones, cualquier rasca como uno puede aspirar a ser "ciudadano del mundo". Y la Cancillería argentina actual es un reflejo de esa realidad, un Ministerio Federal y de clase media. Como dice el comentario de Rober a este post, "Nuestra carrera es la única forma que encontré de acceder a la elitista clase política argentina, porque es la única en la que se puede entrar y hacer una carrera decente por mérito". En ese sentido, podemos decir que somos mucho más nac&pop que otras Cancillerías sudamericanas, que siguen siendo un reducto de las élites de sus países.


Políticamente, es un Ministerio que siempre se dividió entre conservadores y radicales. En la actualidad, la división se da entre anti-kirchneristas furibundos y anti-kirchneristas moderados, con fuertes componentes de las vertientes macristas del neo-menemismo. La desconfianza es mutua, y cuando De Vido acusa a Sadous de deslizarse por la vida con una copa de champagne en la mano, o de ser una persona de una "mediocridad espantosa", creo que es el pensamiento de Néstor Kirchner. Al terminar el ISEN, los diplomáticos tenemos que jurar fidelidad a la Nación frente al (la) PNA. En sus primeros años como PNA, Néstor no quiso tomarle el juramento a los pibes, creo que se juntaron como tres promociones.


Eso es tristemente irónico, porque yo siempre pensé que se podría hacer una buena combinación entre la Cancillería y los Kirchner. Es indudable que tanto Cristina como Néstor son dos personas con una fuerte convicción en la importancia del Estado como fuerza transformadora de la sociedad. Y una de las principales trabas que encuentran en su camino es la falta de estructuras orgánicas con personal capacitado en el Estado argentino. No es un argumento original, ya lo vi repetido varias veces por Artemio y otros (me da fiaca buscarlo ahora, pero está). Y bueno, la Cancillería es justo eso. Y, de yapa, más allá del eventual chanchullo, no somos un Ministerio marcado por los casos de corrupción.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

¿En qué parte de cancillería trabajaba la vicejefa Mucheti? Si no estoy errado era en el ala comercial (SCREI). Es una inferencia un tanto libre. Imagino que ahí el contacto de funcionarios con la cúpula empresaria debe ser fluida (gestiones ante la OMC etc).

Martín

Anónimo dijo...

"Mucheti": Michetti. Perdón por el dedazo.

Martín.

el de adentro dijo...

Creo que no fue en Cancillería, sino que en temas de negociaciones y controversias en la OMC desde el Ministerio de Economía.

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

Muchas gracias. Después del papelón que hice contigo me viene muy bien desasnarme un poco. Ignoraba la enorme mayoría de las cosas que explicás tan bien en este post.
De paso quería recomendarte este documento sobre Afghanistan, publicado por la New America Foundation, varios de cuyos miembros son asesores del Presidente Obama:
http://www.afghanistanstudygroup.org/NewWayForward_report.pdf
Eddie

el de adentro dijo...

Hola Eddie, tranquilo que me anduve desasnando yo también con el informe que mandaste. Es increíble que EE.UU. gaste en la guerra con Afganistán 7 veces el PBi de ese país por año... no es más barato simplemente darles una AUH a cada pibe afganí para conquistarlos, je je je?

Anónimo dijo...

decir que es meritocratica cuando sigue existiendo la entrevista post escuelita, es, por lo menos, no contar todo
cuando me entere de eso, le dije a mi hija, que queria estudiar ahi, no way, sigue existiendo la bolilla negra

el de adentro dijo...

Hola anónimo. No hay entrevista post-escuelita. La entrevista es parte de los exámenes de ingreso. La nota de la entrevista (oficialmente, el "Coloquio de aptitud diplomática") se promedia con las demás notas (aunque es verdad que tiene un peso mayor que otras en el promedio ponderado). A diferencia de una entrevista en una empresa privada, el coloquio es público, y la nota la pone un panel de entre 6 y 8 Embajadores. No conozco casos de bolilla negra (seguro que hubieron), El año pasado a uno le sonó el celular en el medio del coloquio. Lo bocharon.

Anónimo dijo...

sin animo de polemizar, mi error, era antes
but
Coloquio de aptitud diplomatica?, con mayor peso?
y, obviamente que debe ser publica, sigue la Constitucion.
Disculpe, pero difiero sobremanera en la opinion entrelineas de ser igualitaria, un Quisque seguro no pasa, pero, es solo mi opinion (no me llamo Quisque le aclaro)

Lo del celular es correcto

manuel el coronel dijo...

que buena sorpresa toparme con usté compañero.

Anónimo dijo...

No entiendo el comentario anterior (el de anónimo)

Algunas cuestiones interesantes sobre el coloquio:

Es una entrevista pública semi-estructurada y bastante académica (más de lo que a mí me gustaría).

El concursante saca dos bolillas de 33 temas posibles (se pueden ver en la página del ISEN) y tiene que realizar una exposición de uno de esos temas a elección. El resto de la entrevista es abierta sobre temas que hacen a cuestiones personales relacionadas con las razones/expectativas/etc. por las cuales una persona se presenta al Concurso y quiere formar parte del SEN.

Quien haya presenciado los coloquios (y está claro que anónimo nunca lo hizo) sabe que es una instancia interesante y no suele haber grandes sorpresas aún cuando es sumamente interesante.

Incluso me parece una instancia indispensable. Si la diplomacia sólo se tratase de escribir memos desde la torre vidriada, supongo que que serían suficiente exámenes que están diseñados para evaluar competencias académicas. Pero como la diplomacia requiere un repertorio un poco más amplio de habilidades sociales me parece que no está mal poder entrevistar a la gente para ver cómo se desenvuelve en público, cómo maneja el nerviosismo, cómo se expresa, cómo sortea preguntas difíciles y cómo responde a preguntas situacionales ("Ud. piensa que un diplomático debe mentir?") y de opinión.

De hecho cuánto colega con habilidades sociales próximas a inexistentes conocemos y que entró a fuerza de que la matemática de los exámenes académicos hacía que fuera imposible dejarlos fuera del cupo? Yo, más de los que quisiera.

Una lástima que la hija de anónimo se pierda la oportunidad de concursar por un prejuicio de su padre.

r.- (ex amigo de brutus)

Anónimo dijo...

Me olvidaba:

Yo no creo que las divisiones política dentro sean muy diferentes de las de las clases medias urbanas. Pero yo conozco bastante centro-izquierda con dilemas en los escalafones bajos.

En fin...a ver Dr. House.

r.-

el de adentro dijo...

Ahora soy yo el que está confundido. Así que r es ex-amigo de Brutus? Qué pasó, se pelearon, je je je? Uno con los años empieza a confundir los nombres, y más cuando la gente tiene más de uno...

Bienvenido coronel, un gustazo.

Respecto a lo de la centro-izquierda con dilemas en los escalafones bajos, he escuchado rumores pero no tengo mucha evidencia empírica, por lo que preferí no publicarlo (ética periodística, que le dicen). A mi me pasó lo mismo que a vos, no entendí lo que quiso decir anónimo en el segundo comentario... no sé si la Constitución habla del coloquio. Coincido plenamente con el tema de la pena por la hija de anónimo. Igual si ella quiere concursar, no me parece que deba abandonar por prejuicios paternos. Mi viejo piensa que los diplomáticos somos todos pelotudos y yo rendí igual.

Anónimo dijo...

Quiso el azar que hoy tuviera el tiempo de volver a leer al amigo adentrista...y ay de mí, veo que un buen amigo me niega cual Judas? Debe haber un malentedido, pues fuera del ámbito blogueril las cosas entre nosotros siguen muy bien! jajaja...btw, ay de los que creen que un coloquio es indigno cuando no son ellos los elegidos. Sin dudas, es perfectible pero el gran esfuerzo que hacen los concursantes al aprenderse las malditas bolillas, NO SE MANCHA! Por lo demás, buen post adentrista para los que quieran desasnarse.
BRUTUS, for ever.

el de adentro dijo...

Brutus, que gusto tenerlo después de tanto tiempo. Pensé que quizá lo había cansado o aburrido, je je je. Es triste enterarse por un blog que un amigo renegó de uno tres veces antes que cante el gallo. Pero bueno, si vos decís que en la vida real todo sigue como era, me quedo más tranquilo. Y es verdad lo que mencionás, el esfuerzo de la gente en estudiar las bolillas no se mancha con rumores de bolillas negras o manchadas.

Serenity dijo...

¿Pero ese curso de 2 años hay que hacerlo teniendo previamente una carrera universitaria completada, no?

el de adentro dijo...

Hola Serenity. Efectivamente, tenés que tener título universitario. Los requisitos completos están en la página del ISEN, www.isen.gov.ar

ayjblog dijo...

disculpen, no son prejuicios, pero bueno, tampoco podemos pretender que quienes estan adentro digan que no es leal, como tampoco podemos pretender que quienes estan afuera piensen que no lo sea, y si, esta en la Constitucion que sean igualitarios, todos los habitantes bla bla
Y, disculpen mas aun, valga la fea forma de hablar, quizas fue asi en otra epoca y en otro lugar, donde gente dela casa era digamos, exquisita y de apellido vasco al menos.
Last, creer que en un pais como Argentina no operan los amiguismos es la menos una boutade.

Y, disiento con lo de expresarse en publico, yo pase 1 carrera, 2 posgrados, algunas gerencias y nunca pero nunca tuve que dar un examen profesional para expresarme en publico, pero bueno sera asi..

el de adentro dijo...

Ayj: varios puntos que me parece bueno aclarar.

1. La discusión con anónimo no trataba de igualitarismo, trataba de "exámenes públicos". Y no creo que en ninguna ley diga que para ser funcionario público tenés que ser entrevistado en plaza pública.

2. El ingreso no es perfecto. Tampoco nadie dijo que no haya amiguismo. Hay un punto que me parece que puede hasta ser considerado inconstitucional, que es la restricción de edad: no te podés presentar si tenés más de 35 años. Aunque entiendo las razones por las que ese requisito fue colocado, me parece que es discriminatorio e ilegal. Me gustaría que alguien over-35 presentara un recurso de amparo. Lo que decimos (r. y yo, al menos) es que es un buen sistema. Y que funciona. Con defectos, pero funciona. Yo no soy de los que piensa que todo es una mierda en este país de mierda. Creo que hay cosas que funcionan bien, como la onda verde de semáforos en avenidas de mano única. Todos los que hemos vivido en grandes ciudades del exterior sabemos de lo que estoy hablando. Hasta eso nos quiere cagar Macri con sus doble-manos.

3. La vinculación entre amiguismos y meritocracia merece un post. Para empezar, me parece muy arrogante de tu parte creer que el amiguismo es un invento argento, je je je. Debés ser porteño. Mi impresión es que las meritocracias son tan vulnerables al amiguismo como cualquier otra forma de organización jerárquica. En una meritocracia, los mejores van a las mejores universidades y se reparten los mejores puestos y todos se conocen. El simple hecho de ir a una de esas mejores universidades te abre puertas y te coloca en una mejor posición en una entrevista laboral.

Anónimo dijo...

hola sr de adentro! la verdad ha sido un placer leer este blog para como bien se dice aca, desasnarse un poco. La verdad es que soy abogada, tengo 26 años, trabajo en el PJN (cargo de escribiente auxiliar en el fuero civil, de familia) y ando con ganas de ponerme a estudiar para rendir este examen. En realidad, le soy sincera, mi actual actividad no me satisface y deseo hacer algo por mi vida y mi carrera. No se si esto es lo que quiero, y es por eso que mediante este post le pido si es tan amable un cachito de informacion. Da la casualidad que en los ultimos 2 dias un par de personas me dijeron que no es un ambiente para mujeres, que esta lleno de hombres, que es muy "jodido" y bue... me tiraron abajo un poco mi idea. Ademas de esto, que me gustaria que me lo confirme o no, quisiera saber como es su dia a dia, en que consiste puntualmente su trabajo, cuales son los pro y los contras. Tal vez asi me ayude a decidirme. Dada su claridad explicativa no encuentro persona (si asi me permite llamarlo a traves de un blog) que pueda explicarlo mejor. Todo lo que hay en la pagina ya lo vi, y si bien me aterro bastante (menos lo de Ingles y Derecho porq por suerte esas dos ya las tengo, o casi)creo que vale la pena el esfuerzo. Le agradezco mucho. Hasta pronto.

el de adentro dijo...

Hola anónima, la Cancillería no es un ámbito particularmente machista, incluso en los últimos años entran tantas mujeres como hombres. Muchas de mis colegas mujeres se quejan mucho (y con razón) del machismo residual, pero no creo que sea más que en otros ámbitos. Un tema que me parece importante (sea mujer u hombre) es pensar en las consecuencias para la vida personal de uno del estilo de vida. Si uno tiene una pareja estable, hijos, la carrera implica decisiones que tienen impacto en sus vidas. Hasta pronto

Piripi cositas dijo...

Buenas noches El de adentro. Se que este es un post viejo, pero recién encuentré este blog tan interesante, buscando información sobre el ISEN y me pareció que el post merecía mi consulta. Una de mis principales dudas es sobre cuestiones políticas. Uno entiende que los ministerios, ya que pertenecen al PE, responden a las políticas del momento y que al ingresar al mismo debería existir, por parte del gobierno de turno, un interés de que los postulantes estén de acuerdo con esas políticas. Pero leo aquí que los que están dentro de este ministerio tan particular son contrarios al gobierno y me pregunto cuan malo puede ser colocar en mi curriculum que soy miembro de una organización que, aunque no es un partido político, es de publico conocimiento el apoyo que da a cierta mandataria.

Agradeceré su respuesta.

Victoria

Anónimo dijo...

Buenas!
me contas por favor como esta la cosa dentro de la cancillería?? es verdad entonces que son todos super anti-K?
Gracias