lunes, 21 de junio de 2010

¡Horror! Belcebú empezó con tutti...

Qué bueno es tener un bloj y poder descargarse contra todo y contra todos. Y más después de haber seguido con interés lo que se escribió sobre los cambios del viernes. No soy de leer mucho los diarios, pero cuando una noticia me interesa trato de ver el máximo de opiniones. La verdad es que el ciclo de noticias 24/7 te taladra el cerebro y no te deja pensar (Capusotto dixit), y eso que no escucho radio ni tengo tele... Hoy tengo un par de mensajes para pasar, que por suerte muy poca gente va a leer, je je je. Uno me salió medio Capusotto, el otro medio Doña Rosa opina de que. El primero:

1. Sr. Montonero Patricia Bullrich (min. 5:05), montonero Atanasof, renuncien. RE-NUN-CIEN. A ver: recordarle a alguien que cometer un delito tiene sus consecuencias no es una amenaza. La diferencia no es menor. Cuando un jefe me advierte de las consecuencias legales de mis acciones, yo le agradezco. Si el objetivo de la oposición es investigar, creen una Comisión en serio, otorguen garantías reales, saquen al circo de la prensa del medio y laburen. Ahora, si el único interés es armar circo y darle a ciertos medios la posibilidad de armar un guioncito pedorro sin fundamentos para tratar de llegar bien al 2011, entonces todo bien, Pato. Seguí soplando para dentro. Y Atanasof que no se haga el dobolu. Antes de salir por el mundo cual paladín de la justicia a indagar al primer perejil que encuentra, que se auto-indague. Digo, si desde la Comisión Parlamentaria Conjunta del Mercosur fue el principal impulsor de la accesión de Venezuela, y después como SCREI de la Provincia de Buenos Aires tuvo a su cargo las relaciones comerciales con el caribeño país, debe haber escuchado algo en todos estos años, ¿no? Otro consejito de un vendedor de porotos: no gasten pólvora en chimangos, no hay necesidad de investigar a la pastoral social de la maquinaria agrícola. Los chanchullos se buscan en mercados concentrados, poco transparentes, donde los procesos de toma de decisión reposan en dos o tres manos. De onda, ¿eh?

2. Esta es más difícil, y después de publicarla me voy a arrepentir, pero bueh. Sr. Cansisher Belcebú: creo que todos los diplomáticos leímos su primera entrevista como Canciller. Yo la leí ayer. Tengo gran admiración por su persona, y su rol como Embajador y propulsor de la Ley de Medios. Pero lo que más me quedó es la siguiente respuesta:
No, hubo una Cancillería paralela en la imaginación de algunos periodistas.

Quizá a algunos integrantes de la blogosfera nac&pop les alcance. Le puedo asegurar que a la mayoría de los que trabajamos en Esmeralda 1212 y conocemos un poco más en detalle lo que ocurre en EVENE (¿a quién no le han tratado de enchufar un traslado a Caracas? ¿Quién no tiene un amigo o conocido que incluso estuvo trasladado en Caracas?), no. Pueblo chico, infierno grande, que le dicen.

No sé, uno puede decir las cosas de distintas formas. Filosofar sobre el incremento de actores en las relaciones internacionales. O tratar de separar esto de la diplomacia paralela del tema de las coimas. Digo, son eventos independientes, pero si uno acepta la vinculación entre diplomacia paralela y coimas, y niega terminantemente con el mismo énfasis a ambas, cuando se prueba uno de los dos eventos el otro parece como que quedara probado, ¿no?